Home » Moda » Cómo llevar las nuevas tendencias

Todos los años, en cada estación nueva, con cada nuevo desfile y las presentaciones de colecciones, surgen las tendencias y con ellas, nuestros deseos de usar todo aquello que es nuevo y que nos gusta, al menos desde la vidriera. Sin embargo, no todas las prendas, no todas las nuevas tendencias que van surgiendo año tras año, se adaptan correctamente a nuestro estilo, a nuestra forma de vida y, a nuestra figura corporal. Es importante tener esto en claro, no obsesionarse y elegir aquello que realmente nos hará sentir cómodas y lucir espléndidas.

Women shopping for clothes

  • Camisas sin mangas: son lindísimas todas. Las de gasa en sus versiones más coloridas son un comodín. podés armar looks más formales o lucirlas en un bar y sentirnos unas princesas. Pero, ¿qué hacemos con los brazos tan a la vista? ¿Aparece el efecto “salero” que no pudimos solucionar en el gym? Todo bien, pero a veces es preferible usar esas camisas con maguitas o sumarles un blazer en los hombros y así quedar igualmente a la moda.
  • Plataformas: estilizan a full, son imbatibles. El aire de los 70 acompaña más que nada las estaciones primavera-verano. Sin embargo, hay que ser cuidadosas al caminar, porque si pisamos mal o andamos a las apuradas, pordemos terminar con una linda torcedura o un esguince.
  • Ojotas: sus versiones multicoloridas se combinan con los equipos más variados. Son muy cómodas y, cuando hace calor, nada más tentador que andar en ojotas y desplazar a los tacos. A pesar de ello, hay que recordar que por más prácticas que sean, lo mejor es dejarlas para la playa y la pileta y tratar de evitar usarlas en la calle. Unas lindas sandalias bajas son un excelente reemplazo, y no se pierde la elegancia.
  • Jardinero de denim: son espectaculares y se usan con tops bien de los 90 o con remeras estilo grunge. quedan bien con zapatillas, sandalias e incluso muchos tacos. Sin embargo, no todas aplicamos para este item. Es un estilo que no se adapta para nada a quienes somos mayorcitas. La idea es que lo lleven chicas bien jóvenes (sub 30) y con cuerpo estilizado.
  • Mochilas: son cancheras, coloridas, funcionales. Este accesorio volvió con todo este año. Sin embargo, hay que elegir el modelo adecuado. Cuando se tienen 20-25 años, vale todo: las que tienen estampas rockeras, floreadas a ful, prints bien llamativos y veraniegos. A partir de los 35, siempre convendrá comprar alguna con colores plenos, color suela o arena o crudo.
  • Nail Art: es muy lindo ver cómo estalló el arte en las uñas y observar esos diseños bien divertidos y colores súper estridentes. Pero ésta es otra tendencia a la cual conviene no sumarse si tenemos más de 30. Para la vida cotidiana y el trabajo, nada mejor que llevar las uñas bien prolijas, cuidadas y sencillas. No hay con qué darle a buen rojo o al bordó, o incluso al “cremita”.
  • El famoso oversize: tapados amplios y rectos, camisas fluidas,pantalones súper anchos, sweaters que parecen vestidos, remerones por debajo de la cola. Para saber llevar esta tendencia, es importante tomarnos un tiempo y probarse bien cada prenda, nada debe improvisarse. Es bueno poder probarselas con tacos para observar qué tal nos queda el equipo “completo” porque para quienes no tengan mucha altura, el oversize pleno no termina siendo muy sentador.
  • El color azul: es sobrio y canchero y puede combinarse prácticamente con todo : con el naranja, con el rojo, con el amarillo, pero lo mejor es evitar vestirse toda de azul.
  • El tartán: el escocés es juvenil y fresco y se lleva en todo, en camisas, pantalones, faldas cortas, abrigos y accesorios. A pesar de ello, hay que ser cuidadosas y no acer en ese estilo “colegiala”. Lo mejor es elegir una o dos prendas british (un abrigo y/o camisa es la mejor opción) y combinarla con colores lisos.
  • Las botas altas estilo bucaneras: van con todo y son perfectas aliadas del invierno. Sin embargo, conviene adaptar el largo de las mismas al largo de nuestras piernas.
  • El animal print: lo tenemos para todos los gustos: croco, víbora, cebra, leopardo, atigrado, etc. El abanico de posibilidades es amplio pero no hay que entusiasmarse con todo y terminar convirtiendo nuestro placard en una especie de zoo. Se aconseja elegir los que posean colores que nos favorezcan. El secreto está en mantener un justo equilibrio y no excederse.

Todas tenemos fortalezas y algunas cositas que no nos gustan tanto de nuestros cuerpos. Eso es ley, pero lo primordial es aceptarse, mirarse con cariño y acentuar lo bueno que tenemos. Aprender a elegir lo que nos queda mejor, más allá de lo que dicten las tendencias.

SHARE WITH FRIENDS: