Home » Belleza y Salud » Cómo hacer para tener unas cejas prolijas y cuidadas

Hoy en día, nada está más fuera de moda que tener las cejas muy depiladas, finitas y de forma redondeada. Hace tiempo que se llevan tupidas y enmarcando bien la mirada. La tendencia marca llevar unas cejas «naturales», las que sólo se deben peinar y limpiar para evitar que luzcan descuidadas y desgregadas. También, es muy importante respetar la cavidad ocular, es decir,  hay que dibujar nuestra ceja encima del hueso, no adentro de él. Además, las mismas deben estar curvadas y la distancia de ambas deben quedar igual al tamaño de nuestros ojos. En el caso que las cejas queden rectas, la mirada se vera endurecida, por eso la idea es poder formar un arco alrededor de la cejas. Asimismo recordar que siempre las líneas deben ser hacia arriba, ya que hacia abajo dan sensación de vejez.

como tener cejas prolijas

Las cejas otorgan gran parte de la expresión facial. Los rasgos de una persona pueden cambiar sustancialmente simplemente cambiando la forma, color o grosor de las cejas; por eso un gran paso en el cambio de género (de hombre a mujer) es perfilar las cejas haciéndolas más delgadas. Cada una es libre de decidir el grosor que deseamos para nuestras cejas, según observemos que se acomoda a nuestra cara; para tal fin, tener en cuenta que entre más párpado dejes, más estilizado se verá el rostro.

Lo primero que hay que definir es la forma que les queremos dar. Según los expertos, cuando se tiene la cara triangular lo mejor es afinarlas un poco (sólo un poco). El grosor natural es perfecto para quienes tienen el rostro rectangular y, para las caras redondas, lo ideal es una forma más bien recta. Aunque por supuesto, todos coinciden en que siempre hay que darle prioridad a la forma que nos hace sentir cómodas.

Para poder lograr unas cejas «a la moda» hay que seguir ciertos pasos como:

  1. Tomarse una foto de la parte superior de nuestro rostro (sin maquillaje). De esta forma, podemos observar la forma natural del pliegue de nuestro propio ojo.
  2. Tener las cejas cepilladas. Con un cepillo de cejas limpio, ponerlas en su sitio cepillándolas hacia arriba y hacia afuera en dirección de las sienes.
  3. Determinar los puntos ideales para que empiecen y terminen tus cejas. Esto se realiza ubicando un lápiz  (lo ideal es uno que sea para cejas) verticalmente sobre el orificio de la nariz. Observar dónde se une el lápiz al área de la ceja y ahí es donde se debe comenzar. Luego, poner el lápiz en un ángulo para que pueda alinearse con la esquina exterior del ojo. Dondequiera que crucemos con el hueso de la ceja, es el punto donde debe terminar la ceja.
  4. Eliminar las cejas extraviadas. Sacar con unas pinzas los pelos (de arriba y de abajo) que no siguen la forma natural de las cejas y del pliegue de los ojos. No olvidear sacarse los pelos que están en medio de las cejas y los que están afuera de los puntos que acabamos de marcar.
  5. Rellenar las cejas. Rellenar las partes calvas con un lápiz de cejas usando pinceladas cortas y leves en la dirección del nacimiento del pelo. Meter un cepillo de cejas en una paleta de polvo para cejas, luego pasarlo sobre ellas, usando brochazos rápidos y muy ligeros. Concentrar la mayoría del polvo en el área donde el pelo es más grueso.
  6. Conservarlas en su lugar. Fijar con gel para cejas, cepillándolas hacia arriba y hacia el arco, luego ponerlas en ángulo ligeramente hacia abajo.
  7. Pulir la imagen. Limpiar cualquier mancha o error con un palillo de algodón lleno de removedor de maquillaje de ojos.

Antes de empezar a depilar hay que medir los puntos de la ceja. Podemos hacerlo con un pincel, un delineador fino o incluso con un lápiz. Para saber dónde debería comenzar, hay un truco sencillo: apoyar el pincel recto en el costado de la nariz pasando por el lagrimal. Ese es el punto de inicio (ver dibujo 1). El arco también lo va a definir el pincel. Apoyarlo al lado de la aleta de la nariz y cruzar la pupila del ojo (ver dibujo 2). Y por último, la ceja debería terminar en el punto que se genera cuando el pincel pasa por el costado de la aleta de la nariz y por el vértice donde termina el ojo (ver dibujo 3).

Antes de pensar e incluso en sacar un solo pelo debemos tener las herramientas adecuadas. Con una pincita de depilar , un peine de pestañas, una máscara de pestañas transparente o gel para peinarlas y sombra del mismo color que las cejas por si fuera necesario rellenarlas. Si no es sombra podemos optar por los lápices que muchas de las mejores marcas ya lanzaron y cumplen la misma función. Para conseguir el peine podemos lavar uno de alguna máscara que ya no sirva con agua tibia y jabón.

Lo mejor es perfilar las cejas con pincita y mantenerlas de esta manera a medida que van creciendo. La cera es un poco traicionera y en un descuido podemos quedar con un pedazo de ceja menos. Además, estira la piel y con el paso del tiempo puede que ayude a que tengamos los párpados caídos. Pero en algunos casos la cera puede ser una aliada. Cuando tenemos mucha pelusa que une la parte del nacimiento del pelo con la ceja o tenemos algunos pelos en el entrecejo es aconsejable pasar cera o incluso algunas prefieren incursionar en la depilación definitiva.

Atención: cuando depilamos el entrecejo no debemos ir más allá de la altura del lagrimal. ¿Cómo lo hacemos? Ni para abajo, ni para arriba. Sí de forma horizontal en el sentido que crece el pelo y en línea. Nunca es aconsejable sacar al azar porque se pueden generar huecos que luego es casi imposible arreglar. Si los pelos son muy largos puede que quede más prolijo si los recortamos un poco. Primero se los debe peinar para arriba para que el sobrante salga por encima de la forma de la ceja y ese excedente es justamente por donde hay que pasar la tijera.

como hacer para tener unas cejas prolijas

Una vez que tenemos la forma de ceja que nos gusta, hay que prestarle atención al color. Lo ideal es que sea lo más parecido al color del nacimiento del pelo, que siempre es un poco más oscuro que el resto de la melena. Ahora es bueno saber que no todas necesitan rellenar y, maquillar por maquillar, nunca es bueno. ¿Cómo saber si es necesario? Cuando hay huequitos, o si el pelo es muy clarito, o en el caso de que nos hayamos depilado las cejas en exceso. En este último caso puede que tengamos que pintar un poco por fuera de la forma de la ceja para dar un poco más de volumen pero siempre y cuando seamos un poco más expertas.

SHARE WITH FRIENDS: