Home » Bienestar » Cómo hacer para superar una “situación límite”

Si hay algo que no podemos negar es que todos hemos pasado por momentos donde sentimos que nuestra fuerza no es suficiente, que estamos al tope. Estas circunstancias, conocidas bajo el nombre de “situaciones límites” nos impactan de modo tan profundo al punto que nadie sale igual después de atravesarlas. ¿A qué nos referimos con esto? A esas situaciones que nunca resultan indiferentes en nuestra existencia, ya sea por lo que exigen de nosotros o por lo que las mismas modifican en nuestra vida. Por lo tanto, frente a ellas parece haber dos opciones: entregarse o superarlas, dado que ignorarlas es imposible.

La “situación límite” es un concepto que introdujo el autor Karl Jaspers, y en simples palabras, nos referimos a esas circunstancias ineludibles que pueden marcar nuestra destrucción o nuestra oportunidad de trascender. Es un momento de quiebre, que pone a prueba el máximo de nuestra capacidad y que podemos llegar a experimentar como un desgarramiento de nosotros mismos mientras las transitamos.

Nos impactan mucho porque estas situaciones no piden permiso para entrar en nuestra vida, se imponen, nos hacen frente y amenazan con superarnos, y esto genera en nosotros, nada más y nada menos, que angustia frente a algo que no podemos controlar. Se trata de un momento que va más allá de una crisis, no sólo es el famoso “tocar fondo”, es encontrarse en ese punto crucial de tener que tomar una decisión “ya” “ahora”, porque vivir al límite es imposible de sostener en el tiempo.

Es importante detenernos en la idea de quiebre, dado que nada va a ser igual después de que transitemos una situación limite, por lo que el cambio aparece como la otra cara este tema. Si las posibilidades son: rendirse o superarlas, el cambio viene a ser el comodín para ambas.

como superar una situación limite

¿Cómo se transitan estas situaciones de la mejor manera posible?

Primero esta bueno saber que no todo es negativo cuando hablamos de este tema, es justamente nuestra experiencia frente a las mismas, lo que va a determinar los resultados que obtengamos. Al poner a prueba nuestras fuerzas, el conocimiento que adquirimos de nosotros se incrementa, desplegamos todos nuestros recursos aun los que ni imaginábamos que podíamos tener.

Si bien cada una de estas circunstancias se atraviesan de manera sumamente personal, hay ciertos puntos que nos pueden ayudar cuando nos encontramos inmersos en esos momentos:

  • Distinguir nuestra red de contención: dato fundamental a tener en cuenta, si bien las crisis las atravesamos cada uno, es necesario saber que no estamos solos, que podemos contar con mucha gente que está dispuesta a ayudarnos. Cuando nos volvemos permeable a la ayuda de los otros, a veces la fuerza que necesitamos la podemos encontrar en el lugar que menos esperábamos.
  • Pensar esta situación como algo transitorio: si nos instalamos en la idea de que este estado va a ser crónico, todo intento de superación es en vano, es como querer ganar una batalla cuando ya damos por perdida la guerra. Esta idea es la que activa el punto anterior, si creemos que no podemos hacer nada, se dispara la angustia. En las crisis, lo importante es moverse, estar en acción para superarlas, si nos quedamos quietos, estáticos, la crisis nos pasa por encima.
  • Hablar los miedos: Los momentos límites nos empujan a situaciones y a emociones que probablemente no hemos experimentado nunca. Nos llenamos de nuevos registros, y frente a lo nuevo, es imposible que no aparezca el miedo. Es importante poner en palabras a qué le tememos, porque ese el modo de identificar lo que nos va a generar angustia. Guardarse los miedos, es como se suele decir, tapar el sol con las manos, porque tarde o temprano, van a aparecer hasta que nos hagamos cargo de ellos.

Las situaciones límites no son agradables, pero todos en mayor o menor escala, vamos a tener que transitarlas, porque forman parte del combo de la existencia, así como lo es el amor, el sufrimiento y un montón de ejemplos que son inherentes a la vida humana. Se trasciende a través de estas circunstancias, por el poder transformador que tienen, no somos los mismos después de atravesarlas, nos permiten ver algo más de nosotros que hasta el momento no habíamos conocido, porque tal como lo expresa Saint Exupéry, aunque resulte difícil de llevar a cabo, el hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.

SHARE WITH FRIENDS: