Home » Belleza y Salud » Cómo hacer para aliviar los dolores en los pies

Nuestros pies cumplen un rol fundamental para nuetsro bienestar. Si bien soportan el peso de nuestro cuerpo, juegan un papel importante en el sistema nervioso y, son la base de nuestros miembros inferiores (condicionando así, su bienestar), la realidad es que no solemos prestarles atención. No los cuidamos como deberíamos y, suelen quedar relegados en el olvido hasta que, de repente, empezamos a notar que se encuentran lastimados y sentimos molestias y dolores. Lo correcto es estar pendiente de ellos, porque es un beneficio a largo plazo.

Los dolores en los pies  son a veces el inicio de una larga cadena de alteraciones y, por eso es muy importante la detección precoz y un debido tratamiento. En algunas ocasiones, soportar el dolor genera un desbalance en el cuerpo y puede terminar, por ejemplo, en un dolor de cabeza o una escoliosis. Cualquier molestia en esta zona afecta nuestra salud y se refleja directamente en la postura. Al ser sometidos a duras exigencias diarias son vulnerables a sufrir lesiones. Son propensos a presentar edema debido a que toleran de manera casi continua a la acción de la fuerza de gravedad y funcionan como sostén del peso corporal. Por eso en ellos se acentúa la concentración de líquido. El hábito de realizar ejercicio como caminar, correr, subir escaleras o andar en bici activa la bomba muscular de los miembros inferiores y previene problemas o dolores asociados a una mala circulación.

evitar y aliviar dolores en los pies

Mantener la flexibilidad de los músculos de la planta del pie es muy importante ya que permite que los fluidos del cuerpo nutran hasta las fibras más profundas. Esto se puede llevar a cabo con ejercicios simples pero efectivos.

  • Sentate en el suelo con la espalda apoyada en la pared y una pierna flexionada, tomá con ambas manos las puntas de los dedos y lentamente doblalos estirando la planta del pie, el talón no debe separarse del suelo.
  • Parate sobre un escalón, tomate de una baranda o algo fijo y dejá los talones afuera, bajá lentamente el cuerpo para que los talones queden por debajo del borde del escalón; mantené la posición de 10 a 15 segundos. Descansá y repetí el ejercicio tres o cuatro veces más.
  • Parate derecha y balanceá tu peso. Cambiá el peso de tu cuerpo hacia los talones, y luego hacia los dedos. Repetí 10 veces. Este ejercicio ayuda a aliviar los calambres en los dedos o en la planta de los pies.
  • Sentate y usá la suela de tu pie para frotar la canilla de la pierna opuesta, comenzando desde la rodilla hacia el tobillo y viceversa. Repetí este paso 20 veces. Este ejercicio ayuda a aliviar la tensión de la tibia y aumenta la flexibilidad del pie mientras hacés el masaje.

Descartando el tema importante de la salud de los pies, mantener la belleza y el buen estado de los mismos es también importante. La salud y la belleza van de la mano. Sin cuidados, no hay salud, y viceversa.

cómo hacer para evitar y aliviar dolores en los pies

Algunos cuidados y recaudos a tener en cuenta:

  • Tener unas uñas “lindas” no es sólo una cuestión de estética. Ellas funcionan como protección de la última falange de los dedos. Si están sanas, son de forma ovalada, lisas y con un color parcialmente rosado. Dejarse las uñas largas puede producir lesiones , por eso hay que mantenerlas cortas (a un milímetro por delante del pulpejo del dedo, de forma recta para que no corran riesgo de encarnarse o lastimar la piel y generar una vía de ingreso a bacterias). El corte se realiza respetando una forma cuadrada.
  • En cuanto a su limpieza, no se debe nunca remover la suciedad acumulada debajo de ellas con las tijeras o la punta de una lima metálica para no dañar el lecho. Lo mejor es sumergir los dedos en agua caliente con jabón y frotarlos con un cepillito. Para eliminar la suciedad más resistente, hay que masajear la punta de los dedos con limón y aceite de oliva.
  • No se deben usar cosméticos como los quitaesmaltes agresivos o esmaltes de uñas y endurecedores cargados con demasiado formol, ya que estos productos resecan mucho las uñas y suelen ser la causa principal del daño de las capas de queratina, protectora natural de las uñas, dejándolas sin defensas frente a alteraciones y agresiones externas.
  • Se aconseja siempre secar bien el espacio entre los dedos y en los bordes de las uñas, usar medias de algodón y cambiarlas si se mojan para que no guarden humedad y sea menos factible la formación de hongos que producen mal olor, ardor y picazón.
SHARE WITH FRIENDS: