Home » Belleza y Salud » ¿Cómo es la dieta alcalina?

Gran parte de nuestra alimentación se basa en alimentos alcalinos, pero probablemente no los consumimos en la proporción que necesitamos para lograr un cuerpo saludable. Las dietas alcalinas proponen el consumo de aproximadamente un 75% de alimentos de este tipo y un 25% de alimentos ácidos. El propósito de esto es facilitarle al cuerpo la tarea de mantener el pH corporal dentro de valores normales, o sea más de 7, para buscar el equilibrio y alcalinizar la sangre y los fluidos corporales.

Los alimentos alcalinos incluyen a los vegetales frescos, mayoría de las frutas frescas (salvo ciruela y arándanos), semillas, frutos secos, lentejas, quinoa, tofu, miel, stevia, granos enteros, aceite de oliva y agua. Mientras que dentro de los ácidos, están las carnes, lácteos y derivados, cereales refinados, huevos, azúcar, grasas, gaseosas y alcohol. Según la nutricionista Magdalena Errecaborde, “el razonamiento principal de las dietas alcalinas es que al ingerir alimentos, luego del proceso de digestión, se producen compuestos ácidos o alcalinos y que los primeros acidifican la sangre -valga la redundancia-, aumentando la vulnerabilidad del individuo a padecer enfermedades como osteoporosis y cáncer, recomendando por tanto el consumo (muy) mayoritario de los segundos”.

El problema de esta dieta, es que se trata de una de las tantas dietas de moda circulantes, bastante impracticable e innecesaria, considerando que el cuerpo ya cuenta con sistemas fisiológicos para mantener el pH sanguíneo dentro de sus valores normales. Además, quienes avalan la realización de estas dietas, usan tiras reactivas para medir el pH de la orina, interpretando que si la orina es ácida, lo será el de todo el organismo. Pero si bien la alimentación influye en el pH urinario, no predice el pH sanguíneo. Que el pH urinario sea ácido siginifica que el sistema renal esta compensando un mayor consumo de alimentos ácidos, con la eliminación de sus productos de desecho de manera correcta.

cómo es la dieta alcalina

Dentro de los beneficios que posee un pH alcalino podemos señalar un estado general de energía y vitalidad. Nuestro cuerpo trabaja mejor y requiere un menor gasto energético para procesar y asimilar alimentos y nutrientes. Además asegura que como los alimentos alcalinos son bajos en calorías y ricos en fibra, esta dieta ayuda a la disminución del peso corporal. Sin embargo, como sucede con todas las dietas, es importante acompañar la buena alimentación de otras variables como la realización de actividad física y un adecuado descanso. Otro tema a tener en cuenta con esta clase de dieta es respetar los ritmos circadianos (ritmos biológicos) para ayudar al organismo en los procesos de asimilación de nutrientes y eliminación de desechos.

Algunas recomendaciones para tomar en cuenta:

  • Es más apropiado ingerir alimentos en el intervalo que va desde las 14 a 22 horas del día.
  • Es importante que no nos vayamos a la cama justo después de la última comida del día, hay que dejar pasar al menos 2 horas entre que cenamos y nos acostamos.
  • El desayuno sería mejor hacerlo al menos una hora después de habernos levantado.
  • Este tipo de alimentación debe ir acompañada de un elevado consumo de agua, para desintoxicar nuestro organismo a través de la orina.
SHARE WITH FRIENDS: