Home » Moda » Cómo elegir el abrigo ideal

Los abrigos son la prenda infaltables para enfrentar los días de frío calentitas, abrigadas y vistiendo con estilo y onda. Contamos con muchos modelos y diseños pero es bueno saber cuáles nos sientan bien, aquellos que se adecúan a nuestra figura y cuáles son los que mejor se adaptan a nuestra forma de vida.

como elegir el abrigo ideal

Estilo personal. En cada temporada surgen nuevas tendencias y lo ideal es incorporarlas si son funcionales a nuestro estilo y actividades cotidianas. La parka, una de las prendas must de este Otoño/Invierno, puede resultarle más atractiva a una mujer llamativa que a una clásica, que preferirá un tapado con corte más tradicional.

El largo. Para elegir el mejor largo, debemos considerar nuestras piernas. Si son largas, podemos jugar con distintas variantes, a la rodilla, ¾ e, incluso, maxiabrigos. En cambio, si tenés piernas cortas, será mejor evitar cortes en la zona de la pantorrilla. Para abrigos más cortos, buscá que siempre terminen unos centímetros arriba de la rodilla ya que, en el caso de ser más largo y cubrir las caderas y la cola, podrá dar la sensación de que el torso es muy largo y las piernas muy cortas.

El corte. Como regla general, los abrigos levemente entallados en la cintura y con apertura en línea A, son sentadores en la mayoría de los casos. Las mujeres de cintura definida y angosta se verán súper beneficiadas por abrigos con cinturones y detalles que lleven la atención a esta zona. Para quienes tengan la cintura no tan definida (y también para casos de cintura alta) serán más sentadores los abrigos que no tengan cintos. Si tiene algún efecto, como tablas o volados, debemos considerar que los mismos darán la sensación visual de más volumen en la parte del cuerpo que se coloquen, por lo que siempre deberán ubicarse según nuestro tipo de cuerpo. Si en la zona del torso, por ejemplo, en las solapas, hay volados, será mejor para una mujer más angosta en la zona superior y más ancha de caderas, ya que contribuye a generar la sensación de mayor armonía entre hombros y caderas, típica del cuerpo reloj de arena (considerado culturalmente como el ideal).

El color. Lo ideal es optar por tonos neutros para este tipo de prendas ya que son una verdadera inversión para nuestro guardarropas y eso nos permite versatilidad y la posibilidad de armar más combinaciones. Pero con elegir un tono neutro no es suficiente: además debe ser sentador de acuerdo a nuestro cabello, ojos y piel. De este modo, las personas con pelo y ojos oscuros se verán muy bien con abrigos de tonos intensos, incluyendo el negro; mientras que las personas de aspecto más nórdico tendrán en los neutros más claritos a sus mejores aliados.

Botones y solapas. Es mejor tener una sola fila de botones en la prenda si el objetivo es estilizar y alargar la figura. Dos filas de botones no estilizan sino que tienden a ensanchar ya que la mirada observa horizontalmente a los botones. El tamaño de los botones, así como el de las solapas, debe estar en proporción con la contextura de quien luzca el abrigo. Un saco de solapas angostas o muy finitas en una persona de hombros anchos lo único que logrará es acentuar el ancho de los hombros. La misma desproporción se genera en una mujer de hombros angostos con un saco cuyas solapas sean extremadamente anchas.

Los detalles. Debemos tener en cuenta que los detalles que pueda tener la prenda (bolsillos, filas de botones irregulares o asimétricas, bordados, apliques o cintos) siempre llamarán la atención. Por eso, es imprescindible que -en caso de elegir prendas con algún detalle- éste se encuentre en una parte del cuerpo que deseemos destacar.

SHARE WITH FRIENDS: