Home » Belleza y Salud » Cómo cuidar la piel mientras dormimos

Basta con cerrar los ojos y entregarse al sueño, para que el organismo ponga en marcha un potente proceso de renovación celular. Es por eso que, mientras dormimos, podemos cuidar nuestra piel. De noche el cuerpo inicia un programa de restauración que repara los daños causados por las agresiones del medio ambiente Claro que, este mecanismo natural puede potenciarse con un esfuerzo mínimo. Sólo se trata de, cada noche, incorporar en nuestra rutina algunos cuidados especiales antes de ir a dormir.

Una buena limpieza facial es primordial: se puede utilizar el mismo gel, espuma o crema que se usa de día, pero una o dos noches por semana se recomienda potenciar la limpieza con exfoliaciones o cepillos ultrasónicos. Por supuesto, no hay que descuidar cuello, escote ni párpados. En este último caso, se recomienda un demaquillante específico y una doble limpieza, primero sale la parte más gruesa, en una segunda pasada salen los detalles y se finaliza enjuagando con agua. Si los párpados se presentan hinchados conviene elegir productos que contengan sustancias descongestivas como la manzanilla, el hamamelis o la avena. Una vez que la piel está limpia es importante secarla bien antes de continuar la rutina de tratamiento; parece un dato menor, pero no lo es, ya que como señala la doctora Raimondi, la piel húmeda absorbe más y esa mayor permeabilidad puede generar irritación cuando se aplican productos que contienen ácidos.

Utlizar productos nocturnos específicos: las cremas que se usan de día cumplen una función protectora, actúan como barrera frente a las agresiones externas. Las que están diseñadas para usar durante la noche, por su parte, apuntan a nutrir en profundidad y ralentizar el envejecimiento. Tienen más cantidad de activos y se concentran en el tratamiento. Por eso, antes de ir a dormir se indican cremas antiage, que ayudan a la producción del recambio celular. Tienen activos como los ácidos frutales AHA, el selenio, los ácidos glicólicos, los retinoicos y los beta hidroxiácidos, entre otros. Es importante que estén indicados por el médico porque pueden producir irritación. Las cremas de nutrición profunda también son ideales para la noche, ya que los efectos positivos de sus ingredientes se aprovechan más cuando están libres de contacto alguno, de la contaminación y de la luz solar. Existen cremas y sueros que sólo deben aplicarse de noche, como sucede con aquellas que contienen sustancias fotosensibilizantes o que se inactivan con la luz, como el ácido retinoico.

Cuidados “extra”: Una de las últimas novedades de la industria cosmética son las sleeping mask o mascarillas de uso nocturno, que se pueden utilizar hasta dos veces por semana.Se trata de mascarillas específicas diseñadas para actuar a lo largo de toda la noche; es decir que utilizar una tradicional o flash y dejarla más tiempo del indicado no sirve. En algunos casos especiales, como al regresar de unas vacaciones en la playa, se puede hacer un intensivo de varias veces a la semana con el fin de recuperar, pero si no con una o dos veces semanales está bien. Si queda un excedente al despertar, se retira y se continúa con la rutina habitual. Hay alternativas para distintos tipos de piel y diferentes necesidades, pero la mayoría apunta a nutrir en profundidad, hidratar y energizar. También suelen tener un aroma relajante para favorecer el descanso.

Es cierto que dormir ocho horas es uno de los secretos de belleza más populares; pero ya se sabe, irse a la cama con los productos indicados es igual de importante.

SHARE WITH FRIENDS: