Home » Actualidad » Cómo controlar las erupciones debidas al calor

Las erupciones debidas al calor, una condición que también se conoce como urticaria solar o alergia al sol, hace referencia a las manchas rojas o ronchas que aparecen tras exponer la piel al sol. Los síntomas pueden durar pocas horas, pero también se pueden manifestar de forma crónica. Su causa exacta aún es desconocida, sin embargo, se sabe que ocurre cuando la luz activa la liberación de histamina, sustancia que detona reacciones alérgicas. Frecuentemente afecta a personas con antecedentes de alergia o enfermedades de la piel. También, suele desarrollarse con algunos medicamentos.

Los casos más graves deben ser atendidos por un médico. Sin embargo, casi siempre es leve y muchos de sus síntomas desaparecen por sí solos. Por suerte, hay varios remedios de origen natural que aceleran su recuperación, proporcionando alivio a sus síntomas.

Remedios caseros para calmar las erupciones por el calor

Antes de probarlos es importante remarcar que es importante consultar al médico para recibir un diagnóstico preciso. No hay que ignorar que sus síntomas son muy similares a los de otros tipos de alergias. Además, a veces se requieren otras intervenciones para su alivio. Si el diagnóstico confirma el problema de urticaria solar, se pueden probar algunos remedios cuya función es calmar los síntomas. Por supuesto, estos no reemplazan los medicamentos o cualquier otra terapia profesional. En lo posible, hay que consultar antes de emplearlos.

1. Agua de avena

La avena tiene un efecto calmante útil para reducir los síntomas de las alergias de la piel.
Por su contenido de beta-glucanos, vitaminas del complejo B, aminoácidos y antioxidantes, la avena es un excelente aliado para promover la salud de la piel. De hecho, sus propiedades calmantes se aprovechan para la elaboración de jabones, cremas y lociones cutáneas. Ingredientes: 1/2 taza de harina de avena (100 g), 4 tazas de agua fría (1 litro). Preparación: primero, mezclar la harina de avena con el agua. A continuación, llevar la preparación a la ducha y úsala durante el baño. Rociarla por toda la piel, haciendo hincapié en las áreas problemáticas.

2. Infusión de manzanilla

Esta bebida natural se puede aprovechar de manera interna y externa para calmar muchos síntomas. En este caso, resulta idónea contra el ardor, enrojecimiento y escozor. Ingredientes: 2 cucharadas de manzanilla seca (30 g), 1 taza de agua (250 ml). Preparación: vertir la manzanilla seca en una taza de agua hirviendo, tapar la preparación y dejarla reposar 10 minutos. Cuando esté tibia, colarla y reservar el líquido.

3. Caléndula

Dentro del repositorio de plantas con acción antiinflamatoria, la caléndula es una de las más empleadas para afecciones de la piel. Los baños con infusión de caléndula y los productos con extractos de la planta pueden ser muy útiles para calmar las erupciones en la piel. Debido a sus propiedades antiinflamatorias, emolientes y antibacterianas, su uso externo minimiza la alergia y protege contra las infecciones. Ingredientes:
1 cucharada de caléndula seca, 1 taza de agua (250 ml). Preparación: Vertir la caléndula en una taza de agua hirviendo. Dejar reposar la infusión hasta que enfríe. Posteriormente, colar y guardar en un recipiente con atomizador. Rociar el producto sobre las zonas afectadas y dejarlo actuar sin enjuagar.

4. Leche fría

El ácido láctico que contiene la leche es muy beneficioso para la salud cutánea. Por eso, su uso externo contribuye a controlar las erupciones por el calor y otros tipos de alergias. Inclusive, es un buen calmante contra las quemaduras. Ingredientes: 1 vaso de leche fría (200 ml), 5 gotas de aceite de rosas (opcional). Preparación: Podés aplicar la leche por sí sola, sin embargo, es recomendable potenciar su efecto con un poco de aceite de rosas. Combinar los ingredientes y aplicarlos con la ayuda de un pedazo de algodón o un paño. Dejr actuar 15 minutos y enjuagar con agua templada. Repetir su uso dos veces al día si los síntomas persisten.

5. Aloe vera

Gracias a su efecto refrescante y antiinflamatorio contribuye a disminuir los síntomas de la mayoría de alergias en la piel. Además, hidrata los tejidos y crea una capa protectora contra las bacterias. Ingredientes: 6 cucharadas de gel de aloe vera (90 g), 2 cucharadas de miel (30 g). Preparación: vertir los ingredientes en un recipiente y mezclarlos bien. Luego, frotar la preparación en las áreas afectadas y dejar que actúe 15 o 20 minutos. Por último, enjuagar con agua templada y secar con cuidado. Repetir su aplicación 2 o 3 días seguidos.

SHARE WITH FRIENDS: