Home » Make-Up » Características de los nuevos tipos de maquillaje

En la actualidad, existe mucha tecnología invertida en los nuevos tipos de maquillaje. Atrás quedaron los maquillajes pesados y gruesos. Hoy las texturas son cada vez más finas, con pigmentos que emparejan los tonos de la piel y alcanzan un alto poder de cobertura. Las marcas de maquillaje profesional se actualizan permanentemente y dan respuesta al más mínimo detalle, para corregir imperfecciones y destacar lo mejor que tenemos. Detrás de sus fórmulas está el trabajo de dermatólogos y químicos, con testeos a cargo de expertos. Así los productos incluyen micropartículas que se juntan y forman una capa para cubrir sin resultar pesados. Sus texturas tapan bien, pero no son más gruesas, y están presentes en sombras, delineadores y bases.

características de los nuevos tipos de maquillaje

Piel, ojos y labios

Hay bases líquidas, acuarelables y con un enorme poder de cobertura. Son ideales para largas exposiciones, altas temperaturas y no se van con el agua. También las hay cremosas e hidratantes, para las pieles más secas; son finitas, pero algo más cremosas que las líquidas. Las bases, al agua o no, si se aplican con una esponja o pincel humedecidos al agua se esfuman mejor y no dejan rastros. El corrector de ojeras también es preferible que sea de textura fluida. Ojo, los productos compactos, al ser gruesos, marcan las arrugas e imperfecciones. Hay que colocarlos con los dedos para que se fijen y queden bien sobre la piel. Conviene que los rubores, que se indican para pieles secas, sean cremosos. Para pieles normales o grasas es preferible que sean en polvo, compacto o no. Si hay mucha iluminación o si hace calor es mejor usar en polvo y aplicarlo para retocar. Para ponerlo, mejor usá una brocha chica en vez de una esponja porque ésta va a arrastrar más cantidad de producto; todo para evitar marcar las patas de gallo, por ejemplo. Tengan en cuenta que hay bases que no requieren de polvo. La tendencia es que éstas cumplan la función de simplificar pasos. En manos entrenadas es posible lograr maquillar toda la cara sólo con distintos tonos de base: una opaca y mate, otra tornasolada levemente, una mediana y una más de un tono más alto. En los pómulos y en la nariz una base más rosada cumple el papel de un rubor.

Un producto tan básico como la máscara de pestañas debe tener la textura justa. Es decir, que no sea ni muy líquida ni muy texturada, porque si quedan grumos en las pestañas se nota y mucho. Opten por texturas intermedias y, si es necesario, apliquen varias capas. Con respecto a los delineados, si no están bien hechos se advierte enseguida; más aún frente a las actuales lentes fotográficas. Lo mejor son los delineadores líquidos, que permiten un trazo parejo que no deja espacios vacíos o líneas desparejas. Algunas marcas ofrecen pinceles que facilitan la aplicación.

SHARE WITH FRIENDS: